“EL ETERNO RIVAL ES DE OTRO PAÍS”, Por Nicky Hochhäuser

Aporte de Nicky Hochhäuser

Las incansables discusiones con mi familia, con algunos amigos y muchos extraños, me han llevado a reflexionar. Por eso hoy estoy aquí, para hacer mi descargo.

 

“Ahora tienes que apoyar a tu eterno rival porque está representando al país” “Hazlo por tu país, no seas egoísta” son frases que me retumban en el cerebro y en el sistema nervioso. ¿Qué clase de alma futbolera se puede plantear algo así?

 

¡NO! ¡NO! y ¡NO!

 

Para mí, mi eterno rival es de otro país, uno muy lejano. Me niego a festejar sus goles y a restarle magia a esta pulseada eterna. Y es que hay que ser un hincha tibio para alentar al equipo del frente en una copa internacional. Para eso está la selección, donde gritamos el gol del delantero rival y celebramos la barrida del zaguero que detestamos en un día común.

 

 

 

La desgracia de nuestro rival, es un placer. Toda la bondad y empatía que practicamos en el día a día, se extinguen cada vez que la vereda del frente se llena de lágrimas. ¡Qué hermosa sensación! Qué ganas de salir a la calle y encontrarnos al primer hincha rival para preguntarle cómo estuvo su partido.

 

El fútbol es eso. Lo sentimos, tías. Lo sentimos, madres. Lo sentimos, amigos pseudo-futboleros. No sería tan divertido si no hubiera un enemigo en frente. Respetamos al rival, pero lo queremos en la B, y no va a existir reflexión que nos haga cambiar de parecer.

 



 

Que viva el fútbol y su magia, que viva nuestro equipo eternamente y que viva también nuestro rival, para sacarnos una sonrisa con cada derrota suya. Quizá en este momento, muchos de los que leen esto no lo entiendan, y tampoco pretendo que lo hagan.

 

 

 

Solo les pido que dejen de decirnos a quién debemos alentar y nos permitan saborear la derrota ajena. Háganlo por su país. 

2 comentarios en «“EL ETERNO RIVAL ES DE OTRO PAÍS”, Por Nicky Hochhäuser»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.